ReconocimientosOpiniones de la gente que me rodea

Gontzal Mendibil 2

Una mención muy especial para Gontzal Mendibil, artista que siempre ha apostado por mí. GONTZAL MENDIBIL BLAS FERNANDEZ. El RITMO SERENO.

Me tendría que remontar al año 1989-90 para daros a conocer mi encuentro con Blas Fernández. Recuerdo que yo estaba preparando el disco “Zu Zeu” cuya grabación se hizo en los estudios de IZ en Donostia. En ese mismo estudio había grabado mi disco anterior “Egunen batean” con el veterano y experimentado batería Paco Díaz. 

 

Me habían hablado de un joven y apuesto músico, que vivía con tesón y con destreza la base rítmica que desplegaba de sus baquetas. Y así empezamos a preparar con músicos muy formados como Alberto Rodríguez (guitarra y arreglos musicales) Edu Basterra (bajo), Fran Rubio (piano y teclados) y Raul Llames (guitarra 2ª). Preparábamos la proxima grabación del disco “Zu Zeu”.

Ensayos y más ensayos, Blas siempre imprimía seguridad en lo que hacía, con él descubres la pasión necesaria para hacer amena la estancia musical, pasión que inspira un aporte de serenidad y ductilidad que todo colectivo musical necesita.
Pero además aporta esa confianza que sabes que nunca te fallará. Si alguien se lo toma muy en serio su trabajo éste es Blas. No admite la improvisación por la improvisación, es serio en lo suyo, y así se lo toma como verdadero profesional.
Los suyo era aprender, adquirir más conocimiento y perfeccionarse en su trabajo musical. Todos sabemos lo jodido que ha estado y está el oficio musical. Todos sabemos lo difícil que es la apuesta musical, Blas lo sabe más que nadie y lo sabía, pero él apuesta, lo tenía claro, lo suyo es vivir la música, y vivir de la música, tal vez.
Posiblemente Blas eligió el más complicado de las formas de vida musical. Vivir del directo y con los directos, vivir de las múltiples grabaciones, vivir la pasión de la música en sus muy diversas facetas. Y un buen músico como él se acopla a todos y cada uno de los géneros.
Yo, a mis cincuenta, me alineo con la gente que me da confianza, por el profesional que me da serenidad y confianza en el escenario, en las grabaciones; apuesto por quien desprende alma como esencia de vida musical.
Así es Blas… Un músico sereno, un musicazo de altura que jamás alardea de lo que es, pero que lo da todo. Escucharle, seguir su ritmo y envolvernos en su sintonía, es lo más y lo menos que os pedimos.